Danza "La Chacallada de Chucuito" ya es Patrimonio Cultural de la Nación

La Chacallada de Chucuito
Durante el carnaval de Chucuito la danza tiene un rol protagónico
Deberías saberActualizado: Mié, 01/06/2016 - 00:16Lecturas: 996

El Ministerio de Cultura declaró Patrimonio Cultural de la Nación a la danza “La Chacallada de Chucuito”, del distrito de Chucuito, provincia y departamento de Puno, por ser una expresión cultural muy arraigada y emblemática de la identidad de la población local.

Según una Resolución del Viceministerio de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales, esta danza forma parte de un sistema ritualizado de uso del espacio agrícola que mantiene su vigencia como representación de la cosmovisión de una comunidad compleja, influenciada por varias culturas durante siglos.

En los considerandos de la norma se indica que la Chacallada del distrito de Chucuito es una danza agrícola de celebración ritualizada de la vida y la fertilidad de los campos, en la que participan grupos de danzantes campesinos en una compleja e intensa coreografía que cumple la función de agradecer a las divinidades por la producción reciente y atraer sus favores para la próxima temporada productiva.

Es una danza que tiene como objetivo agradecer a la tierra, con ritmo y vigor, por sus primeros frutos. Esta danza tiene su origen en los ritos arcaicos, pre tiawanaku, en honor a la Pachamama y las divinidades asociadas al agua, así como en los rituales con fines propiciatorios que marcaron el devenir de esas sociedades.

La palabra chacallada podría provenir de la palabra aymara chacallo que significa “haba verde”, entendida como primer brote o primer fruto y que, según algunos autores, adquiere una valoración simbólica relacionada a la fertilidad dentro de los rituales de propiciación en el altiplano.

En la actualidad la danza La Chacallada del distrito de Chucuito se baila durante la época de carnavales, es decir, entre enero y febrero, por lo que no solo se le asocia a la celebración de la tierra sino, en general, a la fecundidad y a los ritos de enamoramiento entre las parejas jóvenes.

Esta danza se practica en diversos escenarios, tanto en la zona rural como en la zona urbana. En el caso de la zona rural, se realiza en los alrededores de las chacras y en los espacios sagrados, como parte de las challas o ceremonias de culto y ofrendas a la tierra. En la zona urbana, debido al reconocimiento y notoriedad alcanzados, suele representarse en recintos como estadios o auditorios en el marco de espectáculos, concursos o celebraciones diversas.

Uno de estos suele ser el Concurso de Danzas Autóctonas que se realiza como parte de las celebraciones por la Festividad de la Virgen de la Candelaria de Puno, en febrero. Si bien la ejecución de la danza en la zona urbana o en auditorios y estadios, ha sido siempre bien vista, es su representación rural, en las chacras, la que mantiene sus características originarias y su contexto ritual. El carnaval de Chucuito es el contexto festivo pertinente para esta danza y con el que la misma está intrínsecamente relacionada.

Durante el carnaval de Chucuito, también denominado marapacheta, la danza La Chacallada tiene un rol protagónico. En Chucuito, el carnaval coincide con la primera semana de la Cuaresma, tiempo litúrgico de cuarenta días de reflexión espiritual previo a la fiesta de la Pascua o Semana Santa, dentro del calendario católico.

La Cuaresma se inicia con el Miércoles de Ceniza y termina con el Jueves Santo. El carnaval de Chucuito se inicia el lunes de la primera semana de Cuaresma y presenta varias actividades para la danza La Chacallada.

También te puede interesar